Pellentesque tincidunt magna a


Porttitor maecenas magna etiam sodales in dapibus nunc primis lorem vulputate dolor in luctus eros a

  • Convallis!
    Phasellus quam morbi venenatis sodales semper
  • Rhoncus at
    Fusce aptent mollis varius aptent lorem at ut
  • Congue per
    Phasellus blandit facilisis tempor eget neque
  • Commodo mi
    Lectus auctor fames gravida habitasse class a
  • Nam tortor
    Quisque vel convallis et id vivamus non etiam
  • hendrerit
    Urna consectetur sollicitudin velit eu litora
  • Quis donec
    Interdum scelerisque est adipiscing iaculis a
  • Sit dictum
    Blandit fermentum neque curae erat libero non
  • Etiam nibh
    Felis hac mi molestie torquent consectetur at

Prurito Anal


¿Qué es el prurito anal?

El picor alrededor del ano se denomina prurito anal. Provoca el deseo o la necesidad casi imperiosa de rascarse. Ocasionalmente el prurito puede extenderse también hacia la  vulva o el escroto. El prurito es peor por la noche y el alivio que proporciona el rascado es sólo transitorio. No se trata de una enfermedad sino de un (muy molesto)síntoma.

Pueden existir diversas causas, aunque un denominador común es una excesiva humedad en la zona anal. La humedad suele estar relacionada con la sudoración o la existencia de pequeños residuos de material fecal alrededor del ano. También puede ser un síntoma de otras afecciones anales muy frecuentes tales como hemorroides o fisuras.

El prurito puede hacerse mayor por rascado repetido, exceso de limpieza vigorosa de la piel perianal o sobreutilización de pomadas o ungüentos anales.

En algunos individuos el prurito anal puede ser causado por ingerir determinados alimentos, fumar o bebidas como la cerveza o el vino, pero también otras como: café, té, bebidas carbonatadas (ej.: colas), productos lácteos chocolate, nueces, queso, tomates y productos derivados (Ketchup, etc.) 

Otras veces las casusas del prurito se deben a lesiones o enfermedades de la piel como son: la psoriasis, el eccema y la dermatitis seborreica. También las infecciones de la zona particularmente los hongos o los parásitos, como las lombrices (en niños), la sarna o las ladillas pueden ocasionar un intenso prurito en el ano y alrededores. También los fármacos como determinados antibióticos (tetraciclinas o la eritromicina) se asocian con la aparición de picor anal. Y desde luego en algunos casos también pueden estar implicadas la ansiedad y otras causas psicológicas.

Sin embargo para desesperación de médicos y pacientes en la mayoría de los casos no se encuentra una causa específica.

¿La falta de higiene o limpieza provoca prurito anal?

Casi nunca es un factor. Las personas con prurito tienden a frotarse y lavarse con fruición con diversos jabones o geles, algunos irritantes por su contenido alcohólico (perfumados) lo que empeora la situación, lesionando los mecanismos protectores naturales de la piel. En suma tanto la mala higiene como la limpieza excesiva de la zona pueden perpetuar la irritación y prurito.

 ¿Qué puedo hacer para mejorar esta síntomatología?

Debe ser explorado y evaluado  por algún médico - de cabecera, dermatólogo o cirujano colorrectal-  con experiencia en esta condición. En la exploración la piel del ano y la de la zona de alrededor se encuentra enrojecida, hinchada, excoriada y húmeda. Cuando el prurito anal es crónico las zonas afectadas están engrosadas, blanquecinas y maceradas.

Inicialmente y por lo general el tratamiento del prurito del ano suele ser sintomático, mediante medidas de higiene y dieta, siendo frecuentes las siguientes indicaciones:

Deben suspenderse todos los antibióticos y las cremas o pomadas que se estén aplicando a dicho nivel. Hay que cortar las uñas de las manos y tratar de evitar el rascado. Deben de evitarse los alimentos y bebidas referidos. Se suspenderán todo tipo de laxantes; si hay estreñimiento es recomendable aumentar el consumo de fibra en la dieta (salvado de trigo, frutas, verduras). Después de las deposiciones es recomendable un baño de asiento en agua tibia, usando poca cantidad de un jabón neutro (pH 5,5). Posteriormente se procede a un secado suave de la zona con una toalla limpia y seca (evitar utilizar papel higiénico convencional, se pueden utilizar toallitas higiénicas) y, a continuación, se aplica un poco de vaselina neutra. También puede espolvorearse talco común para mantener seca la zona y evitar la humedad.  Evitar rascarse con fruición.

Para situaciones puntuales muy molestas puede aplicarse una crema de cortisona, no más de dos veces al día y siempre por cortos periodos de tiempo (máximo de dos semanas), ya que su utilización prolongada es perjudicial.

En casos específicos (hongos, eccema, psoriasis, dermatitis) se consultará al dermatólogo para que indique el tratamiento más adecuado.

¿Por qué se produce?

Pueden existir diversas causas, aunque un denominador común es una excesiva humedad en la zona anal. La humedad suele estar relacionada con la sudoración o la existencia de pequeños residuos de material fecal alrededor del ano. También puede ser un síntoma de otras afecciones anales muy frecuentes tales como hemorroides o fisuras.

El prurito puede hacerse mayor por rascado repetido, exceso de limpieza vigorosa de la piel perianal o sobreutilización de pomadas o ungüentos anales.

En algunos individuos el prurito anal puede ser causado por ingerir determinados alimentos, fumar o bebidas como la cerveza o el vino, pero también otras como: café, té, bebidas carbonatadas (ej.: colas), productos lácteos chocolate, nueces, queso, tomates y productos derivados (Ketchup, etc.) 

Otras veces las casusas del prurito se deben a lesiones o enfermedades de la piel como son: la psoriasis, el eccema y la dermatitis seborreica. También las infecciones de la zona particularmente los hongos o los parásitos, como las lombrices (en niños), la sarna o las ladillas pueden ocasionar un intenso prurito en el ano y alrededores. También los fármacos como determinados antibióticos (tetraciclinas o la eritromicina) se asocian con la aparición de picor anal. Y desde luego en algunos casos también pueden estar implicadas la ansiedad y otras causas psicológicas.

Sin embargo para desesperación de médicos y pacientes en la mayoría de los casos no se encuentra una causa específica.

¿La falta de higiene o limpieza provoca prurito anal?

Casi nunca es un factor. Las personas con prurito tienden a frotarse y lavarse con fruición con diversos jabones o geles, algunos irritantes por su contenido alcohólico (perfumados) lo que empeora la situación, lesionando los mecanismos protectores naturales de la piel. En suma tanto la mala higiene como la limpieza excesiva de la zona pueden perpetuar la irritación y prurito.

¿Qué puedo hacer para mejorar esta síntomatología?

Debe ser explorado y evaluado  por algún médico - de cabecera, dermatólogo o cirujano colorrectal-  con experiencia en esta condición. En la exploración la piel del ano y la de la zona de alrededor se encuentra enrojecida, hinchada, excoriada y húmeda. Cuando el prurito anal es crónico las zonas afectadas están engrosadas, blanquecinas y maceradas.

Inicialmente y por lo general el tratamiento del prurito del ano suele ser sintomático, mediante medidas de higiene y dieta, siendo frecuentes las siguientes indicaciones:

Deben suspenderse todos los antibióticos y las cremas o pomadas que se estén aplicando a dicho nivel. Hay que cortar las uñas de las manos y tratar de evitar el rascado. Deben de evitarse los alimentos y bebidas referidos. Se suspenderán todo tipo de laxantes; si hay estreñimiento es recomendable aumentar el consumo de fibra en la dieta (salvado de trigo, frutas, verduras). Después de las deposiciones es recomendable un baño de asiento en agua tibia, usando poca cantidad de un jabón neutro (pH 5,5). Posteriormente se procede a un secado suave de la zona con una toalla limpia y seca (evitar utilizar papel higiénico convencional, se pueden utilizar toallitas higiénicas) y, a continuación, se aplica un poco de vaselina neutra. También puede espolvorearse talco común para mantener seca la zona y evitar la humedad.  Evitar rascarse con fruición.

Para situaciones puntuales muy molestas puede aplicarse una crema de cortisona, no más de dos veces al día y siempre por cortos periodos de tiempo (máximo de dos semanas), ya que su utilización prolongada es perjudicial.

En casos específicos (hongos, eccema, psoriasis, dermatitis) se consultará al dermatólogo para que indique el tratamiento más adecuado.

¿Cuánto tiempo tarda en ser efectivas estas medidas?

Por lo general al cabo de una semana se nota los primeros síntomas de alivio y mejoría del problema. Si pasadas los 6-8 semanas el problema persiste debe consultarse con un dermatólogo o con un cirujano colorrectal.

 

Egestas ut metus nisl porta et

Suspendisse felis vestibulum hendrerit consectetur sed at ultricies bibendum rhoncus porttitor ut sit, mauris sollicitudin conubia suscipit porta iaculis neque auctor eros urna bibendum feugiat, tellus bibendum tempor accumsan facilisis ultricies taciti pulvinar semper commodo vitae. Aliquet rutrum viverra nisl at mollis sapien sociosqu aenean mollis aliquam, sapien quisque aptent dui aenean fames tempor hendrerit lacinia dictumst sapien, a viverra quisque curabitur sodales pharetra sem fringilla mollis.

Ligula est litora ad

Aliquet ligula sodales turpis dictumst id dapibus arcu leo, quam sem habitasse leo morbi dapibus.

Elementum urna velit

Phasellus etiam interdum aptent lacus, dictum maecenas dictumst, id consectetur pellentesque.

Dui leo etiam aptent

Et orci donec lobortis magna curabitur aenean felis est, sapien nisl fames molestie proin aliquam.